Como muchas ya saben, soy de formación Ingeniero comercial, con mención en economía, si bien, no era lo que más me gustaba, me fui por ese camino, pero no entraré en detalles 😀. Pues bien, al lanzarme al mundo del emprendimiento, llegó afortunadamente, entre otras cosas, el amado marketing y con ello el famoso Branding.

El Branding y por qué es tan importante para tu empresa

Si nos vamos al significado de branding, nos encontraremos con lo siguiente: “Proceso de hacer y construir una marca” (Brand equity, en inglés), utilizando un conjunto de elementos que nos ayuden a transmitir los valores y atributos de una empresa, haciéndola diferente y con una personalidad propia.

Con lo anterior entonces podemos decir que branding es

Todo aquello que hagamos en torno a nuestra marca, desde el posicionamiento (leer: Cómo posicionarse de la mejor manera en tu nicho de mercado ), el mensaje de marketing (leer: Mensaje de marketing v/s propuesta de valor) , el proceso de confección en el caso de productos, el empaque, la forma en que entregamos los servicios, la manera en contestamos los correos a nuestros clientes, los colores de la marca, el logo, el sitio web, etc.

El objetivo del Branding es

Crear relaciones y vínculos emocionales de largo plazo con nuestros clientes, para así conseguir su fidelidad e incluso mejor, lograr que sean embajadores de nuestra marca.

Un ejemplo claro de ello es Apple, más que clientes fieles, tiene embajadores de la marca y lo podemos ver cuando el usuario de Apple pega el logo (manzana) en el auto.

A la hora de crear una marca te recomiendo lo siguiente

  1. Definir el objetivo de la marca: Qué se quiere lograr, hacia dónde queremos ir (leer: Mi mapa de ruta). También preguntarnos cuál es el cliente al cual queremos apuntar(leer: Mi cliente ideal ).
  2. Crear una identidad propia de marca: Acá es importante entender que la empresa es una y nosotras somos otra persona, aunque a veces cuesta cuando nosotras somos una empresa de servicio por ejemplo. Es relevante acá encontrar el nombre más adecuado para la marca, el diseño del logotipo, escoger los colores, la tipografías, entre otros. Tiene relación con aquellas características que son más bien visuales.
  3. Qué experiencia queremos que nuestro cliente tenga: Cómo queremos que se sienta nuestro cliente cuando consuma nuestros productos o servicios. Tener presente esto es muy importante, ya con este proceso, si es bueno, el cliente volverá a comprar y será un promotor de la marca también. No olvidar acá que la experiencia de compra no termina con la venta, les recomiendo preguntar con posterioridad al cliente, cómo fue el servicio y/o el producto.
  4. Tratar de ser diferentes de la competencia: Esta parte es la que más cuesta, pero para ello, les recomiendo indagar cuáles son las fortalezas de la marca y qué es aquello único que los diferencia de su competencia.

Por último, les dejo dos ejemplos que a mi parecer, son un buen ejemplo de branding

Lounge: me encanta esta tienda por sus colores vivos y por sobre todo, el aroma que tiene, ¿no sé si han notado que todas las tiendas cuentan con el mismo olor?, y cuando pasas por fuera, sabes que esa es la tienda sin siquiera mirar. Pues bien, eso es branding.

Zara: otra empresa que me gusta mencionar a modo de ejemplo. He tenido la oportunidad de estar en Zara Europa, y es lo mismo, el olor es el mismo y la forma en que están distribuidos los espacios también; incluso, los vendedores que atienden a los clientes, poseen un cierto look, un cierto estilo; pues bien, acá vemos branding.

Espero te haya servido este post y no olvides compartirlo con una amiga emprendedora como tú!

Cariños

Karen